CÓRDOBA LA DOCTA
¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

ACUARELAS COLONIALES (NOVELA.- Primera Entrega)

Ir abajo

ACUARELAS  COLONIALES  (NOVELA.- Primera Entrega) Empty ACUARELAS COLONIALES (NOVELA.- Primera Entrega)

Mensaje  Alejandra Correas Vázquez Sáb Jul 25, 2020 8:40 pm

_________________________
ACUARELAS COLONIALES  

....................................................

NOVELA
………………

Por Alejandra Correas Vazquez
………………………………………….

ACUARELA UNO
…………………


Estos relatos y anécdotas aquí expuestos, como acuarelas pintadas con grafismos de la lengua castellana, son creíbles porque existieron. Conservan la memoria de un tiempo ido, situaciones que fueron reales, fragmentos aislados de vidas entre personajes  coloniales, lo que constituye un fresco más que un escenario.

Su mundo cotidiano está enmarcado por una atmósfera de época, en aquella comunidad colonial y elegante, pero a la par muy campesina y aislada en su territorio. Figuras que existieron y cohabitaron dentro de una Merced Real del cono sur sudamericano. O sea el escenario donde se originó la historia viva de los sudamericanos.
.
Acuarelas de época, cuyos intérpretes van  presentándose como invitados a una recreación de tiempo, para devolverlos a la vida. Esta novela ha sido preparada con un tratamiento atemporal. El argumento comienza por el final y vuelve a cerrarse en el mismo punto. Jugando por tanto con el presente y el pasado, en un escenario amplio a medida que van sucediéndose los capítulos. El conjunto dispone de un espacio-tiempo propio, donde se explayan los hechos con la libertad de los relatos reales novelados.

La ubicación geográfica se halla en la gran Provincia del Tucumán de épocas coloniales, espacio que comprende a cinco provincias argentinas de hoy.  Una de ellas Córdoba. Su tiempo histórico es el reinado de la Casa de Austria, correspondiente al apogeo Jesuítico y bajo la jurisdicción del Virreinato del Perú.

Las Mercedes Reales fueron llamadas “Alodios” en tierra europea, y los Encomenderos del Rey, eran los denominados Vasallos del Rey, quien les entregaba tierras en administración. El licenciado en historia cordobés Jorge Grossi indica que debido a que el descubrimiento de América se produjo en la Edad Media, todas sus instituciones se trasladaron a tierra americana en el tiempo colonial español. Suspendido el vínculo con España, el Encomendero será Estanciero y la Merced, una Estancia.

Pasado el episodio de catástrofe y locura de una conquista maligna y alucinante sobre la tierra americana, que ha recibido el nombre de “leyenda negra”, comenzó un nuevo capítulo humano. Fue a partir de Felipe II cuando este nuevo rey dio por finalizada la etapa de conquista y comenzó el período de las fundaciones. Nacieron las ciudades que el devenir transformaría en grandes urbes, las Universidades jesuíticas creadas para los nuevos habitantes, y las importantes Misiones Jesuíticas. Es en ese momento cuando comienzan a surgir en el gran territorio del Cono Sur sudamericano, las Mercedes Reales.

Estos súbditos de ultramar, expandiéndose hacia latitudes inimaginables —adonde el hombre perdía su vista en el horizonte— desarrollaron uno de los pocos siglos románticos, vividos en paz, de la historia universal. Mientras Europa se desangraba en guerras tribales, locales, nacionales e internacionales... la España Colonial Americana  dejaba correr por sus trópicos un afluente de vida continuada, sin guerras y sin lamentaciones.

De sangre ibérica en sus diversas etnias, hispana y lusitana, con distintas lenguas. Más otros súbditos de la corona Habsburgo provenientes de Flandes y Nápoles. Sumado a ellos el abundante aporte aborigen y la incorporación de esclavos angolas. Todos juntos conformaron una comunidad productiva y coexistente, rica en hidalguía y romanticismo, que vivió en armonía durante más de dos siglos, en contraste con la restante historia del planeta.

Convivieron  en un tiempo especial, como fue el apogeo de la Casa de Austria. Al evocarlos , quiero transmitir algo de aquella Utopía aristocrática y pastoril, donde el ser humano alejado en este cono sur sudamericano de las contingencias cruentas, conoció una especie de Aureum Otium durante el venturoso período hispanocolonial. Fue un prolongado pasado,  de un  escenario de paz y trabajo,  donde el mundo moderno debería dirigir su mirada para contemplar, uno de los mejores momentos dentro de la trágica historia del hombre.

.......................................

Alejandra  Correas  Vázquez

……………………………………………

A  LA  VERA  DEL  ARROYO
Acuarela  Dos

      Cuando aún no habías llegado y yo bajaba por la ladera desmontada del arroyo, para recorrer los senderos de nuestra infancia, Eloísa iba a mi lado recogiendo las uvas silvestres bañadas por la humedad de la orilla. Sus dientes esmaltados sonreían a mi tristeza, transmitiéndome la ilusión de tu regreso.

¡Qué lejos estábamos mi mulatilla y yo de suponer una lejanía tan larga y un cambio tan abrupto!

Yo aguardaba a mi hermano de siempre, juguetón y serrano, sin imaginarme que luego de tres años en Charcas regresarías a nuestra casa solariega de la Merced cordobesa, convertido en un atildado caballero altoperuano... Pero aún no lo sabía en aquella tarde de remembranzas.

A lo lejos el ganado mugía y los gauchos saludábanme asombrados, arqueando sus potros zainos ante mi encuentro. Como si mi presencia en los campos del arroyo fuese una alucinación, dada por el esplendor de la primavera serrana teñida con tierras de tormenta.

           Antes del regreso ya nos estaban buscando y cuando aún no anochecía, el mulato Tobías con su inmensa humanidad, bajaba azorado y humedecido el rostro con una lámpara de aceite encendida en la mano… ¡Cual si hubiese concebido buscarnos la noche entera! Fue un alboroto de voces, la imprecación casi senil de Tobías :

—“¡Niña Magdalena! ... ¡Vamos Eloisa! ¡A casa!”

        Mi niñera, la negra Micaela, tomó mi brazo con energía mientras me colocaba sobre los hombros la mantilla de seda oriental, traída de Arica desde Manila —que refrescaba más que abrigaba— zamarreándome con fuerza. Luego me condujo hacia las habitaciones de la casa haciendo brillar aún más el carbón de sus ojos. Lamentándose en su matronal euforia, mientras lloraba, de que yo fuese las más indolente de "sus hijas”.

        La ronda de mulatos a nuestro alrededor, nos sermoneó toda la noche. Y mientras rezábamos el acción de gracia por la cena recibida, seguían las imprecaciones de Micaela :

—“¡Mi niña junto a esos gauchos! ¡Cuántos "matrereados" hay entre ellos!”

       Más tarde, llevándome hasta mi cuarto, deshizo mi tocado casi con furia. Y mientras arropaba mi lecho con quillangos, caían lágrimas sobre su rostro de ébano :

—“Sí... Maiíta...”— íbale yo contestando compungidamente

        Nunca comprendí bien los temores de Micaela, si ella temía por mí o por ella. Pero ella me llevaría hacia el Alto Perú el día de tu boda, y ella me vestiría de seda para la cena de tu regreso.

En esa excluyente separación que nos envolvía dentro de la gran casona enrejada de la Merced, entre nosotros los dueños de casa y nuestros sirvientes mulatos, formábamos un conjunto de convivencia diaria. Pero toda mi existencia estaba separada del entorno, y el escenario extendido más allá del cercado de verja y pirca —adonde comenzaba el mundo aislado del gauchaje— representaba entonces para mí, un temor y un misterio. El mundo prohibido.

       Fue en aquel tiempo de mis frescos dieciséis años cuando empecé a entrever en Micaela, en su celo protector de fidelidad y cariño, un celo humano aún mayor y mucho más grandioso. Un orgullo de casta que habíala colocado a ella en el centro de nuestro núcleo de familiar, y de la cual dependía su honor ...En aquella tarde mancillado.

Era yo una propiedad injerta en el  corazón de Micaela desde el primer vagido, desde el primer momento al salir del seno de mi madre. Era ella quien me transmitía ese temor al paisano gaucho e indomable, que habitaba los campos de nuestra Merced.

¡Arisco mestizo sin tribu y sin mansión! ...Fiel defensor del espacio donde galopaba… Protector de aquella tierra y pensador de los caminos. Solitario en su rancho y señor de las distancias. El gauchaje pertenecía al espacio, al caballo, al vacuno, a la yerra y el arreo. Las aguadas y sus arroyos. Esbelto y altivo, en su mundo propio.

Los mulatos en cambio pertenecían al interior de la casa, y se apartaban lo más posible de todas las tareas rurales. Preparaban nuestros viajes y nos precedían en ellos. Cuidaban de nuestro decoro y poseían todas las llaves, incluida la del joyero. Redactaban la correspondencia y distribuían nuestros ingresos.

Eran custodios de nuestro mundo cual si fuese de ellos mismos, o como si les atemorizara ese inmenso espacio abierto donde pastaba la hacienda. Negros angolas y gauchos mestizos, eran rivales unos de otros, coexistían sin convivir en absoluto y sin darse mutuamente concesiones.

—“Hija mía, te lo ordena Micaela...”

Díjome mi elegante madre mirándome con sus ojos color cielo, cuando al despuntar el alba nos reunimos todos juntos para tomar la leche hirviente espesada en mazamorra.

Y me señaló a continuación un arco de bordados que hacía tiempo yo abandonara, y al cual mi niñera habíame preparado esa mañana para mantenerme quieta a su lado.

Tobías estaba sentado junto a la entrada, supuestamente colocado allí para otear tu retorno. Nada era verdad. Nuestro obeso y obscuro mayordomo, habíase transformado ahora en un tiránico cancerbero, del que no podríamos huir el día entero.

Mediante un guiño mi diminuta mulatilla díjome, mimosa y picarescamente, cuando sus manos depositaron en las mías el espumoso mate en su vasija de plata :  

—“Sólo nos queda la ventana del desván...”

            Pero ahora no veíame yo con la agilidad de los doce años de Eloísa, para desprenderme por aquel único retículo que en la casa existía sin enrejado, Con mis enaguas de puntillas al viento y raspándome las rodillas sobre las paredes del exterior de la casa.

Pero fui feliz al oírla por recordar las siestas otoñales de nuestra infancia, cuando en la casa todos dormían y Tobías —más joven— pescaba en el arroyo. Cuando tú y yo nos deslizábamos por la escalerilla adosada a la pared, y rumbo al desván nos evadíamos saltando esa ventanuca sin reja, para perdernos entre el bosque de talas ... ¡Y así emigrar hacia juegos de imaginaciones sin cuenta!

        Yo no era entonces una alucinación para los paisanos, ni el gauchaje más que un natural hombretón donde el curtido capataz Hermenegildo —de elocuente prosapia india— nos subía a las ancas de su potro. Era, pensaba ahora, que el anciano paisano había muerto en su rancho de piedra, en el puesto principal de la Merced, adonde aquella noche lo velamos junto a nuestro padre, y ante los responsos del cura Dionisio.

La paisanada oró en multitud. Pero yo fui apartada de ti y de mi padre por Micaela, colocándome junto a ella y a mi madre ¡Cómo si la despedida a Hermenegildo fuese tan sólo una propiedad de ustedes!  
   
        Y allí estábamos ahora Eloísa y yo aquella tarde que te aguardábamos, prisioneras en la casona de la Merced y custodiadas como dos gemas brillantes. Una como diamante blanco y otra como diamante negro, dentro de un joyero del cual la llave estaba en el cinturón de Tobías, celosamente guardado y puntillosamente escondido.
……………………………………………

EL  VIAJERO   DE   CHARCAS  
Acuarela Tres
 
Aquel día feliz cuando te aguardábamos —luego de tres años de ausencia— el galope de un alazán bañó de polvo, en medio de la sequía primaveral de nuestras sierras cordobesas, el camino de ingreso a la Merced.

Tobías abrió el gran portón de madera con su parsimonia acostumbrada. Ambrosio desmontando hizo pie en el adoquín del patio, eufórico de novedades y emociones, mientras sonreía a su anciano abuelo con el rostro juvenil y despejado de angustias. Mostraba con orgullo sus dientes de marfil, relucientes sobre una casaca de lujo en un rojo brillante, con botones de plata, que volvía más notable la obscuridad de su rostro.

Creo que Tobías no pudo reconocer en aquel momento, al mozalbete que el mismo criara. A su nieto. La seguridad de su paso y el brillo de su vestimenta altoperuana, molestaban a su orgullo de abuelo quien con gesto adusto le advertía : Sobriedad... Pero el inocente Ambrosio había olvidado la severidad de Tobías, y los tres años de ausencia hiciéronle perder la mansedumbre de nuestros campos.

Fue difícil en medio de tanta exhibición ciudadana comprender los relatos y las palabras del mensajero, que adelantaba en cuatro días tu regreso. El barullo de su presentación todo lo confundía. Junto al disgusto no disimulado del viejo mulato, quien deseaba reacomodarlo de inmediato y sin tregua. Volver al pasivo Ambrosio de tres años atrás. Quitarle sus guantes blancos y su chaqueta roja con botones de plata, Tobías deseaba cambiarle la montura repujada y altoperuana, por la nuestra de piel de cordero.

Veinte años no son diecisiete, pero setenta tampoco son veinte. Los años que ahora contaba Ambrosio, no eran los mismos que tenía al momento de partir. Tres años habían pasado para Ambrosio, pero eran muchos más los que ahora, separaban al abuelo de su nieto.

Sin comprender nada más, la casa entera corrió a prepararse para recibirte. Pero ya no serías el hijo adolescente que partiera hacia Charcas, lleno de incertidumbres. Ahora aguardábamos al Mayorazgo, al hijo mayor de esta familia en su retorno del Alto Perú al Tucumán. Y tendrías que reintegrarte nuevamente a nuestra solitaria y apartada Merced, de las sierras cordobesas ¿Lo lograrías?

Los quillangos serranos que cubrían las camas, dieron lugar a las sedas de Manila llegadas desde Arica. La cerámica roja cedió su puesto a la platería potosina, junto a algunos objetos de oro guardados celosamente en el llavero de Tobías.

El atardecer trajo a Zenón, el capataz de altivo porte, con el proyecto de carreras "cuadreras". Había pingos bien preparados por la peonada para tal fin. Mientras nuestro padre, afanoso, preparaba largos pliegos de elegante caligrafía, para someterlos a tu análisis... ¿Eras tú mi joven hermano quien venía en mi busca, para rescatar escenas infantiles perdidas? ¿O era un nuevo jefe de familia el que ahora regresaba desde el Alto Perú?

El carruaje donde viajabas se presentó cuatro días después a la hora de la Oración, cuando aún no nos habíamos vestido para la cena. Pero ya el mobiliario adornado de luces, ornamentaba un recibimiento de honor. Entonces descendiste del pescante. Y Charcas bajó con tu paso....

Como un hidalgo ...

Quizás nadie supo como yo, que no habías vuelto realmente. Y que el tiempo pastoril de tu vida había quedado en el pasado. Pues, mientras todos admiraban el movimiento sobrio y galante de tus manos enguantadas, o la pulidez de tus palabras, yo supe que comenzaba para mí, lo que para ti había concluido.

Lo supo mi niñera, la negra Micaela, con su temor ancestral. Y sentí la mano de Tobías sobre mi cabeza, como queriendo sujetarme, como temiendo mi fuga, conciente de no poder recuperar ya, a dos nietos a quienes él consideraba perdidos.

Éramos nosotros en conjunto : Tobías, Eloísa, Micaela y yo, quienes íbamos a continuar un derrotero único, por los senderos cordobeses. Representábamos el tiempo detenido en la Merced ... ¡La continuidad persistente de la sierra, en su apotegma de espacio!

…………………………………………….

BRILLOS   de  CHUQUISACA

Acuarela Cuatro

La satisfacción de nuestro padre ante tu verbo, ahora estilístico, con el cual nos sorprendías. O el esplendor que te produjera el contacto con ese Alto Perú —tan distante de nosotros— que supo revelarte los códigos de una vida mundana. Mas la exaltación juvenil por haberte presentado como un enviado de tu padre, ante Real Audiencia de Charcas ...Tus exámenes en Chuquisaca para doctorarte… No dejaban empero ocultar las emociones galantes, que se adivinaban en la complicidad de Ambrosio.

Las ancianas te observaron de otra manera. La abuela Inés, cautamente, en su personal estilo. La casi centenaria bisabuela Aurora, con su emotividad incontrolable ... Quien llegó discutiendo con Micaela, haciendo resaltar con ira sus pequeños ojillos azules, porque mi niñera intentaba ayudarla tomándola del brazo, para acercarla a tu encuentro.

Luego, Ramona... tu protectora de siempre, de edad imprecisable. Vino muy altiva a recibirte saliendo de la cocina, con su vestimenta blanca, impecable, muy lavada, sin adorno. Con su pañuelo negro atado como vincha, cubriéndole todo el cabello, que destacaba un rostro inmóvil, sin arrugas, milenario ... Indio.

Todas ellas juntas, frente a ti, sumaron su eco al sombro... ¿Cómo habrían las ancianas de reconocer en este galante joven llegado de Chuquisaca y Charcas, al travieso Cirilo de antaño, quien escapaba por los corredores de las reprimendas indignadas de Tobías?

—“No ... No es el nuestro”— murmuraron entre sí al mirarte las ancianas

—“Ninguno de los dos son mis muchachos”— meneó con asombro la cabeza Tobías

El sol se ponía ardiente, sonoro en su silbar de vientos cordobeses, que alejaban como un hechizo las calles tapizadas de Charcas y su decoro de salones.  

—“¿Hay nostalgia?”— te pregunté entonces, como si yo sintiera una emoción contagiosa

         —“Siempre hay nostalgia —me contestaste— La de las chicharras en Charcas, la de los salones en Córdoba”—

Y fue ése el momento de nuestro reencuentro, al pensar que yo quedaría, cuando la hermanita hubiese pasado en tu memoria, como la chicharra nocturna evocada a la distancia, sobre el escenario ciudadano del mundano Alto Perú.

……………………………………………………………………………………….

Alejandra Correas Vázquez

Mensajes : 169
Fecha de inscripción : 01/02/2012

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.